"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

domingo, 21 de febrero de 2016

Y si mañana...




















¿Y si mañana nos falta tiempo?
Si ya no puedo rozarte con la punta de los dedos
ni hacerte temblar, desnudos, como seres primitivos
sobreviviendo desarmados adictos a comernos la piel.
¿Y si la vida te acorrala y te pide cuentas esta noche?
Si dejamos a medias los sueños de dos locos infectados de amor,
si no le desabrochamos la blusa a febrero
y el lunes la calle, llena de charcos, nos acribilla con ausencias.
Qué será de los parques, las plazas, los descampados
en los que nos refugiamos en su negrura a devorarnos las ganas.
Dime qué haremos si saltan las alarmas, si nos arrastra la marea
y nos encontramos a la deriva como náufragos extraviados.

Por eso vamos a amarnos, ahora, y si estamos rotos
pues nos amamos a pedazos, a trozos, hasta remendarnos.
Que nunca el futuro tenga que reírse de nuestra cobardía
de habernos esquivado el corazón por miedo a perder.

Porque si no vuelves, no sé cuánto me llevará borrarte de mis versos
sacudir tu olor de los sillones y que mi cuerpo entienda 
que le amputaron tus abrazos.  

Texto de Suso imagen de google

lunes, 15 de febrero de 2016

¿Quieres de regalo mi libro? Participa!

Hola compañeros y amigos blogueros, si quieres de regalo un libro que incluye mi relato titulado LAS PUPILAS DE SEPTIEMBRE es muy fácil, es para darle vidilla a la página de Facebook de El horizonte dormidohttps://www.facebook.com/El-horizonte-dormido-por-Suso-165892826834159/
sólo tienes que entrar, hacerte seguidor de la página y compartirlo en tu Facebook para que tus amigos que les guste leer puedan conocer mi blog y mis obras. Entre todos vosotros sorteo un libro dedicado y con envío incluido a casa. Tienes hasta el 27 de febrero ¡el domingo 28 hacemos el sorteo!
Gracias a todos. Nos vemos en el camino...

jueves, 11 de febrero de 2016

Porque llegas

Y al levantar la vista a la pantalla se agitan tus brazos, en blanco y negro, como la tormenta del desierto. Late tu pequeño corazón dentro de otro cuerpo, como el temblor de la lluvia; mi niña, aquí te espero en este mundo de mareas y acantilados, de naufragios y andenes vacíos, de bombas que retumban y tierra que ruge en las costas del sur. Pero tal vez tú vengas a cambiar su rumbo, o al menos el mio. Ya verás, no todo está perdido, aún nos acordamos de sonreír y siempre te estuve esperando. Y éstas son mis manos, serán tu primer nido, las que te abracen en mitad de tu llanto de desconsuelo. Porque te amo sin conocerte, con el impulso de una estampida de búfalos cruzando Gran Vía, y la luz de una aurora austral crece en todos los portales oscuros y un hombre escribe poemas de amor detrás de cada ventana. Me envejecerás y también me harás jugar como un niño en la alfombra, colibrí de mayo, mi constelación incompleta que se dibuja sobre el tejado.
Llegas y este alboroto de risas es por ti. Compartiremos la fiebre que dispara el mercurio y ese sueño que nos cale hasta los huesos; y si te sorprende el desvelo, yo te presto mi pecho hasta que te venza el cansancio. Duerme, con la calma de la fugaz infancia, mientras te sigo imaginando... y duermo yo... pensándote, pensándote...

(Texto de Suso imagen de google)

martes, 2 de febrero de 2016

Las tardes heridas




















Lo complicado del amor no es como entra, sino como sale.
Es el agujero que deja pronunciar tu nombre,
es el recuerdo de tus manos perforando mi mente
abriendo un túnel vacío donde descarrila el invierno.

Busco sin encontrarte;
sabiendo que todos los futuros son un instante
y el tuyo debía ser conmigo, y no en otra cama
que te escupe un amor rutinario con caricias en piel inerte.
Porque en el espejo de tus ojos habitan nuestros momentos:
mira atrás; verás un descampado y mis besos posados en tu nuca
y la chispa que ya no sentirás en otra lengua.
Tu cuerpo se encaja en mis brazos y
volvemos al punto de partida donde nacieron unos adolescentes.

Busco sin encontrarte;
no hay nadie, miradas en el agua del fondo de un pozo,
un montón de cenizas, tu ausencia cobarde
sin dejar una palabra en el vaho de la ventana.
El mundo cambiaba sólo con rozarnos
pero ya sólo brota el odio de un amante lapidado.
Sigo mi camino, piso la hierba, cae la noche,
voy flotando a la deriva en calles que parpadean.
Escribo a solas. Viene la marea. Te mientes.

Lo complicado del amor no es como entra, sino como sale.
¿Cómo sale? haciéndonos heridas a bocados
inyectando el veneno como una planta carnívora.
Ignorándonos las tardes de domingo.
Rompiendo las hojas en blanco que quedaban por escribir.

Vete. Si de verdad no lo entiendes, vete del todo.
Pero si vas a hacerme daño, que sea mordiéndome los labios.

(Texto de Suso imagen de google)