"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

sábado, 23 de enero de 2016

Algún día

Ella no buscaba nada, pero él se lo dio todo. Ella con el terror en las pupilas a entregarse. Él con el pánico a que no lo hiciera. Así se amontonaron los encuentros. Pero el invierno fue sacudiendo sus estambres y las horas se fueron llenando de ausencias. Demasiados besos pendientes. Demasiadas noches de lluvia sin llamarse.
No quiso rendirse; intentaría enamorarla cada vez, como si fuese la primera. Borrarle de un zarpazo las dudas y posarle versos en la lengua. Puede que ella comprendiese que los amores cobardes siempre se quedan en simples comienzos; que irrumpiera con la fuerza de una tormenta y le buscara en todos los andenes y gritara su nombre, como un trueno, en cada calle hasta encontrarle. O puede que no; que ya nunca recorriera los mismos lugares donde él se sentaba a soñarla. Ni escuchara su voz diciéndole que la quería demasiado como para dejarla ir.
Hace tanto de aquello... Y todavía él la ama en otras bocas, muerde su cuello en otros cuerpos, en otros inviernos, diferentes, llenos de espinas.

Algún día me gustaría verlos, paseando a lo lejos, entrando en el metro o comprando un helado al filo de la primavera. Pensar que se arrollaron el alma, que se quisieron a quemarropa y sin mirar atrás, que no llegaron tarde a sus vidas.

Al fin y cabo no era tan complicado como pensaban, dependía de ellos, nada más, nada más... 

(Texto de Suso imagen de google)

12 comentarios:

  1. Los amores que no se realizan son los inmortales.
    Qué romántico eres, Suso, siempre soñando con esos amores...claro que los poetas sois así
    Un placer leerte.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Marián por tus palabras y tu cariño. Soñemos también que esos amores inmortales se realizan y duran una vida, aunque los poéticos parecen siempre los trágicos verdad?
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno tu relato cargado de amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mauja por tus palabras. Un abrazo

      Eliminar
  4. Escribes muy bien. Besos y buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, un placer la visita. Buen finde también. Fuerte abrazo.

      Eliminar
  5. «Donde hubo fuego...». No me cabe duda de que algún día volverán a encontrarse, y pasearán juntos cogidos de la mano.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será que así somos los soñadores imaginando los mejores finales a nuestro antojo, que así sea!.
      Gracias por tu cariño.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Algún día me gustaría saber si se quisieron y no llegaron tarde a sus vidas, estos tus protagonistas.
    Y parecerá irónica su sonrisa, la que le haga llorar como el niño a quien se le escapó el globo de sus manos, sabiendo que nunca lo volverá a ver.
    Según parece, llegamos a tener dos grandes amores, uno con el que estás para siempre,y el otro al que recuerdas para siempre.
    Como dice Silvio Rodriguez, "Los amores cobardes no llegan a historias".
    Nadie discutirá la belleza de tu relato, algo muy digno de ti. No dejes nunca de escribir.

    Besos Suso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias linda por tu visita siempre. Creeremos en esos amores firmemente, quién sabe qué será de ellos, pero lo imaginaremos como queramos. Qué bello lo canta Silvio, en él está inspirada esa frase por supuesto.
      Un besazo enorme

      Eliminar
  7. Amor, amor, perenne regidor del mundo. En todas sus formas, vestido con todos sus trajes, incluso a veces sin ropajes. Pero eterno presente.
    Me pasaré a leerte a partir de ahora. (Yo estaré por aquí http://alunaslejos.blogspot.com.es/ )
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Escondrijo un placer la visita, nos veremos.
      Un fuerte abrazo

      Eliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...