"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

domingo, 26 de octubre de 2014

Tu recuerdo y un letrero viejo

En mi recuerdo tu figura se va cayendo como la pintura oxidada de un letrero viejo.
Y es que ya hace mucho de aquello, de cuando tu lengua se tumbaba sobre mi boca y se encajaba en el paladar como un otoño fresco de robles y madroños.
Sigo creyendo, ilusamente, que la saliva de otras bocas cicatriza las heridas. Pero tenías razón, mirando otros ojos no soy más feliz. Pero es que entre tú y yo siempre era invierno, y la ciudad amanecía apuñalada en el pulmón. Cada mañana teníamos que elevar anclas, y abrirnos paso entre la escarcha amontonada en la moqueta, con la resaca aún de los cuerpos sudorosos, vacíos, varados en un colchón donde sobraba piel y faltaban sentimientos.
Por eso me acuerdo de ti en los lugares fríos; mirando el silencio inerte del albornoz de un hotel, o la crueldad de las dunas de sus sábanas; y en los aeropuertos, entre un enjambre ruidoso de pasos y motores, donde siempre me encuentro solo.

Así que ahora mismo podría llamarte y pelearme a patadas con tu contestador o escribirte una canción sobre los domingos adolescentes en una playa del sur, o decirte que ojalá estuvieses aquí para coserme el pecho a bocados y prometerte un cronopio repasando los cuentos de Cortázar.
Pero otra vez me mancha la rutina, al salir a la calle, y me ciegan las caderas y los párpados. Me dejo seducir por los rostros extraños y los amores precipitados carentes de nostalgias; esos amores eternos, de una hora, que se desbordan por el torso y estallan en las piernas sin rastro de culpa.

Y así te sigo perdiendo, hasta que no recuerde nada de ti.

(Texto de Suso, imagen tomada de google)

6 comentarios:

  1. Suso, hace mucho tiempo que no me ponía a leerte,como pocos blogs, este me atrapa y obliga a leer la entrada completa. Hay tanto sentimiento, tanto ritmo, tanta sinceridad en lo que escribes que no me puedo sentir más complacida. Ojalá yo pudiera utilizar el mismo recurso para olvidar, lo intenté y no pude, ahora me refugio en otras cosas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Es triste poner punto final a capitulos de nuestra vida, pero ya ves, si
    no lo hacemos, no podríamos escribir nuevas historias, historias bellas, llenas de nostalgia, como esta que acabo de leer.
    Te das cuenta de que todo lo que has luchado ha sido en vano, y es cuando tus fuerzas desaparecen, y saboreas el dolor para después disfrutar de la experiencia que obtendrás… ¡y como cuesta luchar por olvidar las cosas que no vuelven más…!
    Y entonces …es el momentos de comenzar a volar aún con temores…tratando de olvidar por completo. Ese recuerdo, tal vez te lleve a ser un letrero viejo de una ventana oxidada, pero si no es arrancado a martillazos ahí seguirá.
    Me ha encantado leerte… (aunque no estés). Me sentí orgullosa de tus letras, y hoy sigue siendo así.

    Besos Suso.

    ResponderEliminar
  3. ¡Uf, impresionante!
    Y, como la pintura vieja de un letrero oxidado, también permanece el rastro, difuminado, del mensaje que un día lucía brillante a nuestros ojos. Porque, quizá, los recuerdos de lo que mereció la pena, nunca consigan borrarse del todo.
    Ay, esos amores eternos, de una hora...

    Muá!

    ResponderEliminar
  4. Suso visitarte es recordar porque uno
    aún esta navegando en algunos blog,
    lecturas como estas me atrapan
    con su magia. Magnifico escrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Xiomara bendito reencuentro, un placer tu visita después de este tiempo. Espero que todo vaya muy bien allí al otro lado del océano. Mi abrazo enorme.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...