"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

lunes, 17 de febrero de 2014

Dirección incorrecta

Hay silencio.

No es un disparo de nostalgia; es como… no lo sé. El caso es que te metes en el hueco de mis sienes y te quedas flotando, atrapada en una red de pescador, en mitad de una tormenta de recuerdos rotos y afilados que me abren la carne inerte como un bisturí.

Era invierno: la voz de tu padre te llamaba y te alejabas, no sin antes girarte y sonreír. La plaza agonizaba sin ti; de repente, los árboles, el vuelo bajo de los gorriones intrusos, la cálida luz de la tarde, todo, desaparecía. Nos quedábamos un puñado de niños perdidos, saltando en un desierto negro y mudo salpicado de tumbas.

Y es que eras agua, aire, el primer amor; no, tal vez el segundo, puede que hubiese otros antes, y después, pero no me acuerdo. Tan solo me acuerdo de ti, y de la lluvia, y del chorro del canalón empapando las aceras; llovía, y siempre nos sorprendía en las calles, en las puertas encaladas, en la parada de autobús repleta de carteles; y las ansias, rebosándose en oleaje de astillas, deseoso de rozarte las piernas adolescentes insinuadas bajo una falda de uniforme.

Te dije: “déjame mirarte como sólo mira un loco muerto de miedo, por dentro y en mayúsculas; y mira tú conmigo, en el mismo sentido”.
Esa fue mi perdición. Ahí te quedaste, dentro de mi, para siempre en ese preciso instante; con las mismas pupilas que el tiempo, vestido de años, aún no ha sabido borrar.

Embarcamos en rumbos diferentes, a otras vidas de asfalto en nuevas ciudades. Una dirección postal, a lápiz, en los renglones de una hoja arrancada de la libreta. 
“Escríbeme”.

Una carta de papel, con la responsabilidad y el vértigo de construir nuestra historia, cruzando toda la península.
Después de veinte días llegó devuelta: “dirección incorrecta”.

(Texto de Suso imagen de google)

15 comentarios:

  1. Qué difícil cuando sientes que es ella o él y sabes que estará dentro tuyo, con ese amor tan grande que te inspira y solo no poder estar juntos.
    Bello como siempre, triste final.
    Un beso Suso

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno tu relato. feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Qué gustazo volver a leer u texto tuyo, Suso.
    No dejes de escribir, lo haces muy bien, con un estilo que te reconozco ya como propio: dulce, tierno; con unas imágenes poderosísimas.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  4. Bonito recuerdo el que ha invadido para siempre ese hueco de las sienes. Es probable que esa dirección incorrecta lo haya adornado de nostalgia y misterio. Una historia que podía haber sido y no fue. Saludos y enhorabuena como siempre.

    ResponderEliminar
  5. Es curioso como, no hace demasiado tiempo, si perdias una dirección o te la daban mal, se corria el riesgo de perder a esa persona. Con mucha suerte tenía teléfono fijo, en el que siempre solía contestar el padre... jeje. Cambian los tiempos y ahora nos encontramos por este mundo virtual cuando no es posible hacerlo en persona. Pues es un enorme placer volver a encontrarme con vosotros. Gracias por pasar, como siempre. Fuerte el abrazo. ..

    ResponderEliminar
  6. Es cierto, que aunque se hayan pasado historias románticas con varias personas antes o después, siempre hay una que permanecerá inmóvil en ese espacio reservado sólo para ella. Y lloverá, y cambiaremos, y seguiremos igual, pero el recuerdo la nostalgia seguirán intactos.
    Un placer leerte de nuevo amigo, ya te extrañaba.
    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  7. Da pena que antes las direcciones, tenían nombre de calle y ahora tienen casi siempre nombre de email. Muchas veces nos equivocamos de dirección, o nos la dieron mal y el paso de los años, nos anuncia que es lo mejor que pudo ocurrir.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Embarcamos en rumbos diferentes, a otras vidas de asfalto en nuevas ciudades. Una dirección postal, a lápiz, en los renglones de una hoja arrancada de la libreta.

    “Escríbeme”.

    Me suena tanto esta historia... me has ayudado a recorder tiempos pasados que creía olvidados! me ha encantado :)

    ResponderEliminar
  9. pero q rebonito escribes ¡¡ ay, q suerte leerte, un gusto esta historia con triste final ¡¡

    ResponderEliminar
  10. Que tengas un lindo viernes Suso
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ame, después de un dia complicado de trabajo es un placer llegar al hogar y encontrar tu saludo. Besos

      Eliminar
  11. Suelo releer tus textos una y otra vez porque siempre encuentro abrigo y sensaciones nuevas. Y al volver a perderme entre estos renglones...me he dado cuenta de que en su día no te comenté! Y no me vale la excusa de estar últimamente tan liada...
    El caso es que esta historia me embriaga. Esa sensación de ausencia obligada y sueños que borrar me pierden. Un final tan posible que por ello resulta más trágico. Y tan bello.

    Estaría leyéndote todo el día.

    Muá!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mónica. Siempre estás ahí, escribas o no, en mi primera fila, para todo. No hay que añadir mucho más. Pasa buenos dias de carnaval o de descanso o incluso si trabajas como yo. Besos y besos

      Eliminar
  12. “déjame mirarte como sólo mira un loco muerto de miedo, por dentro y en mayúsculas; y mira tú conmigo, en el mismo sentido”.

    Ahí fue cuando dejé de respirar.

    Bonitísimo Suso, como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre es un placer encontrarte por aquí en tenerte cerca... a la espera de poder echar un ratito juntos un día de estos. Un enorme abrazo.

      Eliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...