"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

martes, 17 de diciembre de 2013

Como siempre... (y felices fiestas)

Llega la Navidad. Es cierto que de nuevo se abren las heridas como grietas vivas en la tierra; y llueven las ausencias; y el eclipse de los recuerdos se agarra a los intestinos, como un cachorro recién nacido aferrándose a la vida. La ciudad se convierte en un gran glaciar azul, y entre luces de colores, placas de hielo flotan en las aceras y peatones malviven a la deriva escuchando villancicos como cantos de sirenas.

Pero lo único que tenemos ... es el tiempo que nos queda. Intacto e incierto. Y tú y yo ya no estamos para desperdiciarlo...

Por eso, tal vez sea el momento de soñar, aunque nos encañonen las nostalgias y se amontonen las facturas y los fracasos; y vivir estos días como fueron siempre:

Con el Capitán Haddock partiendo el turrón y contando chistes sin parar, mientras la abuela, que ya no oía bien, no paraba de reír y los ojos se le cerraban tanto que le desaparecían de la cara bajo el cristal de sus pequeñas gafas redondas. Con aquél niño que se levantaba en mitad de la noche cerrada y emprendía la mayor de las aventuras avanzando por el pasillo, temblando, sin saber lo que haría si descubría a los Reyes Magos asaltando su salón atrincherado de regalos. 
O tal vez vengas tú, a esperarme a la salida del trabajo como aquella vez, con el abrigo rojo y el ansia de morderme los labios y encajar las bocas, mientras la gente nos miraba como diciendo: “¿Qué hacen esos dos amándose en un lunes tan crudo como este?”. 

Y es que a veces las cosas buenas se desnudan ante nuestra ventana y no las vemos. Llegan nuevos habitantes, como hace unos pocos días lo hizo el precioso Arán; hay verbena en la plaza, y una voz querida te dejó un mensaje en el contestador; hasta nos prometemos viajes y dietas para el próximo año que no cumpliremos.... pero eso no importa; ¡estamos vivos, maldita sea!; y esta historia nos pertenece... Tantas cosas seguirán pasando...


¡Felices fiestas! Intenten llevarlas de la mejor manera posible, hagan felices a los suyos aunque sea con poco, a los que están y a los que partieron a la ciudad definitiva.
Nos encontraremos el próximo año, haciendo camino... como hoy, como siempre...

(Texto de Suso imagen de google)