"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

jueves, 22 de agosto de 2013

El extraño odio del cuerpo ausente

Te brillaban los ojos cuando te escribía notas en papel. El mundo sólo existía cuando te sentabas sobre mis rodillas. La sonrisa que tuve perdida... estallaba detrás de tus pupilas.


Parece que fue ayer...
Y algunos recuerdos todavía saltan sigilosos y traicioneros como un ladrón por encima de las tapias.
Contigo era como lanzar una moneda: un día era cara y nos arrancábamos el deseo de los cuerpos sobre el sofá, otro era cruz y esquivabas la piel presa de tus miedos.
Ingenuo, yo soñaba que aquella perversa moneda quedara de canto para hacer posible aquella historia.
Te lloré veinte veces, entre acordes desafinados y viejos poemas de Neruda.
Después te odié, cuatro o cinco veces más.
Te hiciste mía sin nunca serlo.
Volamos a trompicones, apenas a un palmo del suelo, torpes como las aves recién nacidas con las alas atrofiadas. Nunca viajamos a ninguna parte. Supongo que uno quiso y otro no.
El otoño pasó de puntillas por mi escalera y rompió todas las ventanas, las constelaciones y las promesas escritas en el vaho de sus cristales.
Culpaste al destino, la excusa más cobarde, antes de irte y dejar mi alma como un desguace mientras abrochabas los botones de mi camisa por última vez.

Nunca vuelvas a presentarte en mi boca. Ni se te ocurra.
Porque si vuelves, voy a maldecirte, antes de morderte los labios y el cuello con dentelladas, a quemarropa,  y hacerte mía para siempre.

(Texto de Suso imagen de google)

13 comentarios:

  1. La advertencia desborda en romanticismo Suso, consigues que te lea ansiosa por terminar y cuando lo hago, vuelvo nuevamente a comenzar, es precioso.

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Ese curioso poder que tiene el paso del tiempo, el sabor de la ausencia y esa traviesa nostalgia que dulcifican y mejoran los recuerdos. Y qué bonito se traduce a pesar de masticarse el dolor tras cada verso...
    Una maravilla leerte.

    ResponderEliminar
  3. Qué bellas palabras,
    tus textos son magníficos
    y especiales para pasar
    una tarde de sábado.

    ResponderEliminar
  4. Arrebatadora y sucinta descripción de una relación perdida. Sublime.
    Como siempre, cada día más fiel a tus historias.

    ResponderEliminar
  5. Se hace difícil el olvido, sobre todo cuando más lo necesitamos.
    Bella manera de describir esa sensación.

    Un placer volver a leerte, Suso

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos por vuestra compañía, como siempre, se agradece enormemente.
    Un abrazo especial Alis porque hacía muchos meses que no te veía por el mundo bloguero. Pasaré a leerte.

    Compañeros y amigos, nos vemos en el camino...

    ResponderEliminar
  7. En el fondo, el amor y el odio no están tan lejos el uno del otro.
    Un buen relato con fuerza expresiva y un tono nostálgico que le quita hierro.
    El final, demoledor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Por la mente cruzan recuerdos de días vividos, donde la felicidad parece encontrar su lugar.
    Son hermosos recuerdos que atan y como estrellas iluminan las noches de soledad…
    Tu escrito es un bello poema, es como una lágrima convertida en perla.

    Una genialidad tuya… preciosa Suso.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Me entusiasma leerte de nuevo Suso, y más cuando puedo identificarme en tus palabras. Esa inestable moneda le llena a uno de incertidumbre, y provoca aún más deseo y, como dices, más ganas de maldecir su nombre, hasta que sus labios osan rozar los de uno, es entonces que el amor se convierte, una vez más, en una de esas botellas que brillan en el mar del olvido, hasta que uno de los dos la encuentre...

    Un grande abrazo,

    Sam

    ResponderEliminar
  10. Wow, el cierre uff.... Suso siempre preciso, la palabra justa para cada momento. Es un placer siempre leerte.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Se te extraña junto a tus letras, compañero, espero que todo te esté marchando bien.
    "Nos vemos en el camino" ;)
    Abrazo,

    Sam

    ResponderEliminar
  12. Una prosa espléndida
    y una cadena de vocablos que atrapa,
    felicidades

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...