"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

jueves, 11 de julio de 2013

Tenue calma
















Me cruza la mente como una bandada de aves...
Lo veo en todas partes...
Aquél puerto pesquero ennegreciéndose, engullido en la tarde,
mientras las luces del paseo temblaban y comenzaban a iluminarse.
Bailaban las barcas amarradas, palpitando
como labios adolescentes, sobre pequeñas dunas rizadas,
como corchos cobrizos flotando sobre un espejo roto de agua.
Atrapados en los jirones de salitre y de las nubes bajas
contemplábamos el ciclópeo horizonte... sin hacer nada...
Dejándolo girar hasta que nos vencieran las ganas.
Nunca encontré en otro rincón del mundo,                                                                                      enredado en tus pupilas de óleos, tanta calma.

(Texto de Suso, imagen de google de iaph.es)


8 comentarios:

  1. Toda espera queda reducida a nada con tu sentir, bella calma.

    Besos Suso

    ResponderEliminar
  2. Me recuerda al Muelle de mi pueblo...sin verlo, lo has descrito a la perfección...Siempre un placer para por tu casa...un abrazo bien fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De la Bahía de Cadíz es hermano, atinando... Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. Sin duda describes un paraje precioso. Pienso que te deleitarías -como a muchos nos pasa- paseando por "la pequeña Venecia" de Valencia. Calma bajo la sutil luz nocturna, relojes sin aguja marcando el trayecto, y cómo no, buena compañía.

    Abrazos, Suso.

    Sam

    ResponderEliminar
  4. Nunca otro momento como ese, nunca en los estambres de tu mente...siempre es así, lo que queda dentro ya no pugna por salir...

    Leer a quien sabe escribir me resulta un auténtico placer...y Andrés Suárez, también...

    ResponderEliminar
  5. Uff, que decir(te)...
    En las pupilas de quien cierta vez fui reflejo; justo allí quedo atrapada mi alma.

    Tu si que sabes decir y hacer sentir en un parpadeo ;)

    Besitos Suso.

    ResponderEliminar
  6. “contemplábamos el ciclópeo horizonte... sin hacer nada...
    Dejándolo girar hasta que nos vencieran las ganas.”

    Precioso recuerdo y tan puro en plena naturaleza... es el recuerdo eterno de juventud el jardín soñado, donde hasta el alma canta, en esa dulce calma, en ese idílico paraje en calma.
    Y sobre todo tan bellamente descrito.

    No he visto la actualización de esta entrada.

    Un beso Suso y el cariño de siempre.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...