"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

martes, 30 de julio de 2013

El hombre que se agarraba a su mirada

Desde las alturas divisa las arterias y las cicatrices de la ciudad. Un inmenso mar de luciérnagas se agranda en la ventanilla. Al tomar tierra le asalta el terror al aeropuerto, al zarpazo de las despedidas, a no encontrarla entre la gente... por fin la ve... pero se esquivan los labios...

El metro recorre las tripas de asfalto camino de casa. Atisba su reflejo en el cristal, se agarra a su mirada como el que lo ha perdido todo. En la penumbra del vagón, va a tientas, mecido en el miedo del vértigo, como ave solitaria y perdida entre  los truenos, siguiendo una estela de constelaciones en sus pupilas, un verbo de Benedetti, un acorde de Silvio... pero ya no se buscan. Ella lleva la cabeza puesta en playas perdidas, encallada en sus sueños de arena, de anémonas, de un horizonte azul turquesa. Ya no son los niños que se prometieron crecer para escapar. Olvidaron la revolución ,las consignas, el palpitar en los dedos en una caricia... arrollados por la espuma de la rutina...
El temblor metálico del suelo la rescata del letargo, se rompe el océano como trozos de espejo. La realidad le corta los párpados, como un bisturí afilado, de un solo tajo. El mundo gira en este instante… y están tan perdidos....

Pero el amor siempre nace en verano. Y el viejo Madrid arde. En la calle una tormenta eléctrica pinta el cielo de barniz y plomo mientras llueve un pesado bochorno quemando las aceras. 
Empecemos de nuevo, ¡maldita sea!. Viajemos en ida y vuelta sin un mañana. Volvamos a atragantarnos con la risa, a gritar, a tocarnos por dentro y arrancarnos el deseo de los cuerpos. Porque en un segundo todo es posible. Y estamos vivos.

(Letra de Suso imagen de google)

5 comentarios:

  1. Lo peor es dejar entrar la rutina, echa raíces tan profundas que cuesta arrancarla, como siempre un placer leerte Suso, como bien dices, estamos vivos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Un bello escrito digno de ti. Y de paso, pensar un poco al vernos reflejados en este espejo que, gracias a la distorsión que lleva la realidad al extremo, nos permite vernos sin más tal y como somos.
    Todos volamos, viajamos, levantamos grandes pesos, para en un instante pararnos sin siquiera dar pasos. Pero ¿sabes? mi lema es, “Aquel que tiene un porqué para vivir, se puede enfrentar a todos los porqués”. Lo sabías ¿verdad?
    Ismael...fantástico como siempre.

    Besos Suso.


    ResponderEliminar
  3. Así es: "en un segundo todo es posible", hasta la magia de las palabras danzando en un hermoso escrito lleno de sensibilidad.
    Eres auténtico, Suso, y eso te hace especial.
    ¡Me encantó!

    ResponderEliminar
  4. Sonrío ante los restos de amistades quebradas, de copas vacías y sangre en los ojos.
    Es la única esperanza que tengo cuando no me queda nada más que recuerdos añejos plagados de simpatías absurdas y rostros macilentos. Me tachan de melancólica y depresiva, de idealista y soñadora, pero es el sabor que siento todas las noches al apoyar la cabeza en la almohada. Y por más que lo evito, la insistencia de tales sentimientos me nubla el pensamiento. ¿Qué hacer? Por eso sonrío, aunque no halle respuestas, aunque el torbellino de la vida engulla y agite mi ilusión, sonrío buscando consuelo ante el mar de dudas e hipocresía que veo en miles de rostros y en mi misma. Sonrío con risa añeja, podrida como una manzana, pero nadie lo nota, que más da. Y continúo como hombre sin rumbo, como perdida en el desierto siniestro de las caretas, del qué dirán, de los pasos en falso. Me caigo y a veces no se levantarme. Me quedo tirada cuan larga soy en una carretera plagada de buitres y fantasmas. Mis fantasmas, y los de él y los de todos en mis espaldas. Pero sonrío, y puede parecer monótono o falto de juicio, pero he logrado vivir con eso, y ahuyentar a los fantasmas, de amistades quebradas y sangre en los ojos.

    ResponderEliminar
  5. El detalle siempre en tus escritos, y es cierto; como se lee uno mismo en un lugar, cuando la espera termina, cuando la ansiedad te consume y ese momento ese segundo esta ahí, tan a la mano... ese momento en el que por fin es realidad esa imagen dibujada en pensamientos. Ese segundo en el que todo es posible como dices.

    Hermoso escrito. Saludos Suso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...