"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

miércoles, 19 de diciembre de 2012

Consideraciones sobre diciembre


Tendría que coger diciembre por la cola, sacudirlo como un péndulo, y arrojarlo, para que estallara contra mi ventana, manchándolo todo. Pero no sería este diciembre, sino uno del pasado...


El de la libertad de un viaje, en metro, sin parar en los andenes. Terminar una noche de viernes, embobado, mirando las estrellas bajo una capa de niebla espesa, largas horas, esperando por si salía la luna. Detenerme en el instante previo al beso sin saliva, cuando las bocas se atraían como imanes, temblando, inocentes. Cuando el corazón palpitaba, en todos los músculos del cuerpo, como el tambor del trueno en la tormenta. Cantar desafinado hasta romperme la voz, con familiares y amigos perdidos. Conversar con sencillez, como el que quita la piel a una naranja. Recuperar el brillo del mercurio en la pupila, sin la sensación de que la vida me aplasta contra el suelo. Sentarme con el joven que fui, a repasar los renglones escritos, la brújula sin Norte, las novecientas despedidas, la ilusión de cruzar, a lomos de La Poderosa, toda América del Sur. Y volver a dormir poco, por soñar mucho. Y no llevarme la tristeza a la cama, aunque me tiente, con su blusa desabrochada.

Si. Podría cambiar este diciembre por otro. Después, tal vez, el lunes por el jueves.
Pero también podría salir a la calle y tumbar a puñetazos este jodido porvenir, sin avisar, para siempre. 
A veces me gusta imaginarlo así...

(¡Felices fiestas a todos!. Sigamos en la lucha. Nos vemos en el camino...)

(Texto de Suso imagen de google)