"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

sábado, 21 de enero de 2012

Eternamente

Se amaron. Ni más, ni menos.
 
Enlazados los cuerpos, estallaron mil tardes de invierno y un agosto roto. Un ovillo de labios, un revuelo de manos y destellos a flor de agua, inyectándose como agujas, los besos, la lengua, en cada poro de la piel, entre músculos y huesos.
 
Después, en calma, se enterraron en las pupilas el uno del otro.
Se repasaron las imperfecciones del alma, los lunares, las pequeñas cicatrices, las ansias saciadas, en mitad de una madrugada negra, vomitada de hielo, que torturaba las macetas del balcón.
 
Se quisieron como nunca, eternamente.
 
Con las primeras luces del alba, colándose entre las dunas de las sábanas...
 
Se despidieron con siempre, eternamente.

(texto de Suso, imagen de google)

sábado, 14 de enero de 2012

Vértigo

De todas las miles de puertas, que duermen bajo sus dinteles en este mundo... fui a asomarme a la tuya...
Desde entonces, siento vértigo de tus ojos posados, como coloridos abejarucos, en mis incrédulas pupilas.

Y vuelve a darme terror el eclipse de asfalto que oscurece la ciudad, los árboles alquitranados que dibujan sus sombras con tinta, sobre las aceras de las avenidas. El ruido del motor desgastado, del ascensor vacío que ya no te sube hasta mi puerta, el rastro de polvo de las lunas en que te amé, estrellándose contra la almohada.
Las mareas que merecieron nuestras esperanza con sus latidos, a golpes de caderas, como cortejo de fieras, que ruedan colina abajo sin salirse de entre las piernas el uno del otro. La visión de campos verdes sin caminos, dormidos a besos, sin promesas ni febrero. La fina lluvia, acróbata, en los cristales de las ventanas, que alguna vez, reflejaron tu desnudez, las alarmas incontroladas, las manos disparadas de caricias, remendando la piel, los edificios que se difuminan sobre un papel en la tarde plomiza.

De todas las miles de puertas, que duermen bajo sus dinteles en este mundo... fui a asomarme a la tuya...

Desde entonces, siento vértigo de tener sólo una vida... y no vivirla contigo.

(Texto de Suso, imagen de google)
Nota: Dejo sonando en el reproductor la canción titulada "A los pies de la luna" con el gran placer personal de haber participado, con un puñado de letras, en esta canción del tercer disco del desván del duende, que sale a la venta el día 17 de Enero. Gracias Miguel por esta pequeña joya. Que la disfruten...