"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

sábado, 29 de octubre de 2011

Una hora más y un fraguar de auroras

Sostenido en la incredulidad de esta noche enferma, ajusto los relojes otra vez, retrasando una hora. Una maldita hora más de desvelo por ti.
Mientras, la sombra de este otoño, engulle mi avispero de recuerdos, como un gran agujero negro.
Y yo pensando... la de veces que te he pedido que no dejes que se escapen mis sueños, que disparados e inconscientes rompen las barreras de asfalto de la ciudad, buscando un remanso de estambres y crisálidas, una llanura de pastizales cobrizos, como antaño, sin ruido de motores ni marcas de neumáticos.

Si tu supieras lo que es amar, no podrías conformarte con una caricia al borde de la cama, y un mundo ordenado en una agenda con las puntas de las hojas dobladas. Porque sentir como te siento yo, es caudal de aguamarina, un escapista sumergido capaz de desanudarse y llevarte a playas desiertas, un temblor de tormenta bajo el ombligo, un beso preciso, justo donde erupciona el bello erizado, sin haberlo pedido, un recolector de sonrisas, una luna en el bolsillo, un fraguar de auroras, dibujos imposibles a carboncillo.

Yo también fui un hombre sensato, que se lo pensaba mil veces, con un porvenir dentro de un tarro, sin azúcar y descafeinado. Ahora muchas veces, lo tiro por la borda, pero quiero vivir la incertidumbre de la locura en el quicio de tu boca, con el relámpago en el estomago, del que sabe paladear las pequeñas cosas.

(Texto de Suso, imagen de google)

martes, 25 de octubre de 2011

Cruces perdidos

Vuelve, tu voz anclada a los herrajes de mi memoria, los jirones de las estelas del sabor de tu paladar. En esta tarde cargada de polvo y humo, se cuela entre sus grietas como una aguja de luz, el brillo de tus pupilas. Y como barcos que parten desde tu pelo, por las entrañas de mi océano herido, navego otra vez tu espalda, que una noche fugaz, creí mía.
Ya no temas, a este amor inyectado en vena, al deseo en los poros, como partículas y confetis alborotados.
 Pero no pierdas el tiempo orbitando hojas muertas de un calendario enfermo, porque puede que mañana sea tarde niña, y esas alforjas cargadas de sueños, se derramen en el umbral de la puerta.

Así que mírame, con una de esas miradas que ven por dentro, con la yema de las retinas, que atisban el palpitar atragantado en la garganta y el nudo de cosquillas derramándose por el cuerpo, y dime que vienes a quedarte. Como antes. Como siempre. Como tantas veces resbaló por la almohada en las madrugadas de desvelos.
Para eso cruzamos los mapas perdidos, en este inmenso planeta.

(Texto de Suso, imagen de google)

miércoles, 19 de octubre de 2011

Fue en esos días...

Fue en esos días...
cuando el planeta enfermó en mis manos, cansado de tantas despedidas. Los aullidos de un otoño vagabundo, mal iluminado, inundaron esta ciudad dormida. Mis dedos temblaron nostálgicos y no nació una nueva canción. Dejé naufragar a la deriva el último recuerdo tuyo que quedaba en el edredón.

Fue en esos días...
en que llovían cenizas en Bagdag, en el que un cielo roto y descarnado vomitaba su lamento. Y al otro lado del mar, el hambre, como una gran maza, golpeaba los estómagos podridos de miles de niños famélicos. Y sonreír se convirtió en una obligación que a escondidas, incumplimos a diario.

Fue en esos días...
en el que el tren que esperaba, descarriló en alguna vía muerta. 
En que los que tentáculos del sol no se posaron sobre mi cama desierta. 
En los que el espejo me insultó con su reflejo, y aquel niño alegre se condenó, creciendo.
Fueron terribles las colas de desempleo, y al llegar a casa, el maldito contestador mudo, 
donde tu voz ya nunca retumbó.

Pero fue en esos días...
en que vestimos los muros desnudos de carteles, que anuncian que otro mundo es posible. 
Porque creí en un futuro intacto, de tormentas de verano, de ventanas abiertas, 
de rumor de calles y plazas, de sonrisas eléctricas. 
De soñar que mañana, encajarán nuestras bocas en calma,  hasta deletrear las palabras mas bellas.

(Ya puedes seguir este blog en Facebook, haciendo click en el icono de la barra lateral
y pinchando en "me gusta". Gracias a todos. Abrazos, nos vemos en el camino!)

(texto de Suso imagen de google)

miércoles, 12 de octubre de 2011

Vive omnis momento...

Vive cada momento, ya no tengas miedo. Mira que los días no te esperan, que estallan como partículas en cada despedida y ya estoy cansado de la rutina y sus mentiras. Octubre tal vez nos engañó con sus caricias en los portales, hoy nos trae un sol de hielo y mañana una lluvia que nos quema. Para los que perdimos el norte en el sur, amar se convirtió en un veneno inyectado en vena. Así que vuelve a los lugares donde la emoción te agujereó el pecho, al primer beso que acorraló su lengua de miedo, o la primera vez que viste el mar y un arañazo de salitre te hizo cuestionar este jodido universo.

Vive cada momento, ya no tengas miedo. Que las noches solitarias te van cortando como una navaja, y una tormenta atronadora y febril caerá sobre tu regazo, y maldecirás todos los abrazos que no has dado.
Apenas en un suspiro, yo también crecí como Wendy, traicionando a Petar Pan, nos delató el espejo. No esperes en estos andenes solitarios una primavera, y llena esas maletas vacías. Porque nuestro futuro, es hoy. Mañana, todavía no existe. Anda, pintate de rojo la mejor sonrisa, que ardan las aceras con tus versos, rompiendo esta insípida calma de acordes muertos.

Vive cada momento, ya no tengas miedo. Que un ejercito de fieros guerreros limpian la ciudad de espectros. Que no eres libre por hacer lo que quieras, si al final te encadena la angustia de no escuchar su voz al otro lado del teléfono. Aprende a soplar sobre las heridas, que hablando no nos entendemos, pero tras cada discusión palpita la esperanza. Abre una nueva vereda en esta mañana fría de alambres, alquila un pequeño castillo de arena donde colgar los sueños.
Dime que nunca nos rendimos. Que todavía creemos.

(Texto de Suso, imagen de google)

miércoles, 5 de octubre de 2011

No tengo prisa...

No tengo prisa,
pero sabes que te espero mal aparcado, con las luces de emergencias, y el corazón palpitando en tu contestador una vez más. 
Y es que estas noches dejarán tu herencia de cicatrices en la almohada muda, que no se acostumbra a tus ausencias después de volver a orbitar sus dedos entre tu cabello. Y sabes que me muero por destrozarte la ropa a bocados, por hacerte el amor con el alma, arrojándola contra los cristales de las ventanas, en el pestañeo de la madrugada en llamas.

No tengo prisa,
pero salgo desenfocado en todas las fotos, mientras octubre malvive en las esquinas, creciendo por respirarte a bocanadas. Si quieres subimos a tu habitación y rescatamos el mundo que agoniza, naufragando a la deriva. Podemos probar a querernos de verdad, con esos nervios a pellizcos, en el intestino de dos adolescentes, justo un segundo antes de rozarse la lengua en el primer beso. No mires al cielo, porque ya te dejé la luna mordida en la despensa, por si te sorprende otro viernes oscuro.

No tengo prisa,
pero los soñadores estamos mal visto en estos tiempos de re-evolución, y yo no hago mas que soñar contigo. Que vuelves a tumbarme en el suelo con un golpe de mirada inundada de deseo, mientras el silencio precede a la tormenta de cuerpos que se encajan imantados, inclinados sobre una cama que ya no entiende de paladares.
Solo he venido a decirte lo que siento, que pienso en tu piernas sobre el salpicadero, mientras conduzco por carreteras secundarias del sur, o del norte, porque se mezclaron los puntos cardinales desde que desorganizaste el mapa de mis pasos.

No tengo prisa,
pero sabes que no hago otra cosa mas que quererte.

(Texto de Suso, imagen de google)