"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

sábado, 19 de noviembre de 2011

Garabatos, primer beso y canciones por la cara A

Como se aprende a olvidar,
al capitán Haddock, que después de tantas horas de trabajo, le quedaban fuerzas para enseñarme a patear un balón. El timbre que provocaba la estampida al recreo y sentir la magia de jugar en Maracaná, en un simple patio de colegio embarrado. El descampado que dio aliento a los viajes mas salvajes, con las rodillas desolladas, a las banderas de piratas, a la cometa multicolor, erguida como junco, desafiante en las manos del viento. El rudimentario destino que navegar, con un timón astillado, rumbo al hombre que soy hoy.

Como se aprende a olvidar,
las cartas a bolígrafo de letra adolescente, que palpitaban en el buzón poliédrico, la verbena y sus canciones de verano, el pueblo de sierra, los pastizales bajo los tentáculos del sol, el instante eterno que como un punzón en los intestinos, precedió al roce abismal del paladar del primer beso. A la despedida en un septiembre roto, a las cintas de casete, donde maldecía canciones mal grabadas de la radio, por la cara A.

Como se aprende a olvidar,
la parada de autobús de la universidad, tu retrato bajo un paraguas, las clases de arte, los gritos indignados de estudiantes en las calles. La guitarra erizada en las manos, en madrugadas de cumpleaños. Los domingos en el pantano como un cristal, donde relumbra el destello del lomo de un lucio, a flor de agua. Los viajes por carreteras comarcales, el primer sueldo, la noche en un coche teñido de vaho, donde tú, me amaste.

Como se aprende a olvidar, lo que nunca volverá. O es que hoy solo quiero recordar y recordar... lo que me agujerea el alma con su zarpazo.
(Pero no todos los sueños están vestidos, nos quedan algunos rotundos e intactos. Soy así... ya no voy a cambiar.)

(Texto de Suso, imagen de google)

12 comentarios:

  1. Que linda manera de recordar cada etapa de tu vida. Etapas que tal vez no vuelvan, pero que estarán allí en la memoria, con toda la certeza infinita.

    ResponderEliminar
  2. "Como se aprende a olvidar, lo que nunca volverá. O es que hoy solo quiero recordar y recordar... lo que me agujerea el alma con su zarpazo".
    Porque si acaso vuelve, seguro no será de la misma forma, como tampoco nosotros seremos los mismos.
    Otoño, estación del recuerdo, de hojas y sueños que revolotean antes de emprender el vuelo.

    un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  3. Cómo no coincidir con el sentimiento de nostalgia por una niñez ida?
    Con este post, tan calido, tan lleno de nostalgia... ¡que hermosa es la niñez y que pronto pasa!!...Esos recuerdos nunca se olvidan por ser los primeros que nos han hecho aprender lo que es sentirse feliz de verdad, los más inocentes y los más entrañables, teniendo además como has tenido tu esa gran suerte de haber tenido a tu lado, a ese cálido y gran capitán Haddock, suerte que otros no hemos tenido.
    Esos recuerdos, están siempre presentes en todo momento, no puedo olvidarme de ellos, porque me olvidaría de mi misma, y no me quiero olvidar de que existo, de sentimientos que hablan de nostalgias... después, de dulces amores, de ese primer beso, del que he de reconocer no guardo un bonito recuerdo, de inocentes arrumacos en el coche...

    Gracias por regar mi imaginación con el enriquecido abono de tus recuerdos.

    Besazos para tí.

    ResponderEliminar
  4. aquello que es bueno ¿por qué ha de cambiar? Aullidos sentidos y afectivos

    ResponderEliminar
  5. Suso, nunca se aprende; sólo aprendemos a moldearlos y a vivir con ellos. Pero eso es bueno, porque somos lo que somos en éste instante gracias a ellos (los buenos y los dolorosos).

    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Todas esas vivencias son las que hacen crecer a las personas....pequeños recuerdos que se entretejen unos con otros formando un telar llamado vida...pero aún te queda más de medio telar por tejer.....decide cuales son los hilos que vas a utilizar.
    Besitos de colores.

    ResponderEliminar
  7. Como quisiéramos que nada cambiara, el cambio es duro, pero a veces el cambio trae vidas mejores. Gran entrada, un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Nuestro hoy es la suma de millones de milimétricos soplos de vida vivida, sentida, reída, llorada, amada y odiada...somos la recopilación de nuestras experiencias, tropiezos, aprendizajes...los recuerdos son como una segunda piel que nos viste y nos desnuda al mismo tiempo...
    Me encanta "verte" a través de tus letras. Un besazo y linda semana.
    P.d: Y no...por favor ¡¡no cambies!! o al menos que no cambie tu manera de escribir, plasmar, sentir y parir letras :)

    ResponderEliminar
  9. Una sola respuesta, no se puede olvidar.

    Excelente entrada, revivi por un momento mi infancia y no se deja de sentir un poco de nostalgia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Revivir esa etapa maravillosa de la infancia es... darse una ducha con la inocencia de esa edad, es sentir la sensación de la sorpresa, hoy en dia ya casi nada nos sorprende, cuando logramos una meta no nos causa mucha alegría porque ya tenemos en cuatro peldaños arriba otras tantas metas.
    Querido amigo sigue alimentándote de la frescura de tus años de infancia.
    es lindo visitarte y disfrutar la lectura un lujo.
    un bezaso y un abrazo con mucho cariño

    ResponderEliminar
  11. No lo olvides guardalo en tu corazon. es bonito vivir en momentos tristes de los recuerdos esos que deseamos desechar, pero al fnal estan siempre con nosotros.

    me fascino leerte.

    muy bello este lugar.

    besitos,,

    **Oº°**°ºOOº°**°ºOOº°**°ºOOº°ºOOº°**°ºO
    *♥*..*♥*. .*♥*..*♥*..*♥*.*♥*. .*♥*..*♥*
    Oº°**°ºOOº°**°ºOOº°**°ºOOº°**°ºOOº°**°º

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...