"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

domingo, 7 de agosto de 2011

La danza de la cobardía

Yo, lo sé. Y tú, lo sabes. Que me instalo en tu piel, cuando estamos juntos, habitándote con furia, estallándote dentro, para llenarte todos esos vacíos, que niegas, de tu mundo matemático. Y sientes las espinas del cosquilleo adolescente, invadiendo cada rincón oculto de tu cuerpo, cuando navego las olas de tu cuello. Si ahora estuvieras cerca, te prestaría mis manos curativas, me basta una caricia para aliviar tu paladar herido.
Yo seguiré en ti, aguardando el día en que vuelva a nacer al reflejarme en tus pupilas. Con la misma ilusión del niño de cicatrices cobrizas en las rodillas, que se levanta, una y otra vez, hasta aprender a caminar. Porque somos seres imantados, que terminan encontrándose en un latir de cuerpos sordomudos, que se anudan al filo de la tarde en llamas, para amarse por fuera y por dentro, en las arenas movedizas de esta ciudad dormida.

Toda la vida estuve en pie, esperándote en los andenes, y ahora se, que te encontré.

Sin embargo, nos fuimos ajenos, sin pertenecernos, quebrándonos el viento, sin que nunca hiciésemos una maleta a medias. La maldita danza de la cobardía y el sentimiento de culpa no nos dejaron avistar el faro, a las mismas puertas de Itaca. 
Por eso desde esta orilla, te acuno todas mis letras, para ponerte de puntillas el corazón, y que tu voz sorprenda a mi garganta llamándola esta noche, huyendo de un quizás, o de un imposible, para ser como estelas de aves migratorias buscando un lugar en el mundo, bajo estas tormentas de verano que abdican sobre los tejados.
Puede que nunca deba volver a verte, para mentirme y sentirte sólo mía, siempre, como en el último beso.

(Texto de Suso, imagen de google)

12 comentarios:

  1. Un texto muy bello. No siempre somos capaces de traspasar las puertas de Ítaca. El miedo y la cobardía nos atenazan demasiadas veces y nos ahogamos en nuestras propias lágrimas.
    Un saludo desde mi rinconcito.

    ResponderEliminar
  2. Si fue tuya, aunque sea en sueños, jamás podréis ser ajenos, aunque nunca hubieseis hecho esa maleta a medias.
    Parecería que en lugar de cuerpos sordomudos, los vuestros son sordos como tapias… ¿ porqué si la has encontrado no abandonas esa maldita danza de la cobardía y la llevas hasta el mismo faro, huyendo de un "quizás" o un "imposible"?

    Si emprendéis el viaje a Itaca, pide que el camino sea largo, que muchas sean las mañanas de verano en que llegues...

    Cada día te salen más bellos.

    Besos con todo el cariño

    ResponderEliminar
  3. No la dejes escapar, Suso. Aunque, en realidad, lo que es de uno nunca se va, sólo se aleja.
    Precioso, como siempre. Escribes una prosa poética de alta calidad, llena de matices, de imágenes y de bellas metáforas. Me encanta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Preciosa!

    ....sin que nunca hiciésemos una maleta a medias;

    Puedo poner el link en mi blog?

    ResponderEliminar
  5. Precioso sentimiento, lejano y cercano al mismo tiempo, de esos que se aguardan con el pensamiento y con el corazón.

    Me encantó!

    Un cálido abrazo hasta donde te encuentres.
    Diana

    ResponderEliminar
  6. No hace falta que contestes a los comentarios. Los que llegamos a tu blog ya nos damos por satisfechos con ver estos bellos poemas-prosa que compartes con nosotros.
    Magnífico este, como el resto de los anteriores. Un abrazote.

    Ah! está pendiente una clarita con blanca.

    ResponderEliminar
  7. Puede que nunca deba volver a verte, para mentirme y sentirte sólo mía, siempre, como en el último beso.
    Es injusta la vida y traicionero el destino que juega con seres que se aman.

    intenso tu texto lleno se sentimiento, sabes... aunque ella se aleje seguirá siendo tuya, invadirás sus sueños y al ver el nuevo día la luz de tu recuerdo acompañara sus horas.
    (lei en algun lado esto... No toda distancia es ausencia, no todo silencio es olvido).

    saludos mi querido amigo, siempre una delicia visitarte y disfrutar la lectura de tus textos.
    un abrazin para ti

    ResponderEliminar
  8. Sería fácil decir que no hay imposibles pues los hay, pero lo que sí es cierto es que la cobardía se pude superar... sólo hay que proponerse dejar ese baile y los sentimientos de culpa.
    Oye... y cuando harás algo que no me guste? jajaja... como siempre una maravilla leerte querido Suso. Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  9. Es una gozada visitar tu blog para para poder leer estas bellas historias. Un abrazo´..

    ResponderEliminar
  10. Una hermosa historia,sensual y nostálgica. Tenés un regalo en mi blog en: "Para vos". Bsos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...