"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

martes, 30 de agosto de 2011

La cara inferior de la moneda

La vi, bailaba bajo las luces en las fiestas del pueblo, con las pestañas teñidas de confetis, y el brillo de la pupilas posadas en el viento. Lancé mis letras temblando, en una botella, sin saber que nunca hubo mar, que encallaron todos los verbos contra las costas desiertas, que las cicatrices me quebraron los labios.

Yo quise ser sueño, pero las fuerzas flaquearon en alguno de los asaltos, en las aceras traicioneras de este jodido verano. Se evaporó la música que alzó los puños en un unir de bocas, de la última batalla golpeando la memoria, que murió al abrirse las puertas del ascensor. Brillaba la luna que te dejé entre las sábanas, por si venía la noche espesa y así me recordabas, tan solo apuramos un juego que nunca tuvo destino, unas caricias que agujerearon, a tiros, las paredes de nuestras rutinas.

Y se desplomó toda una vida en una tarde de domingo, aplazando las miradas tres inviernos, por ver crecer un árbol en las arenas de este desierto. Solo quise ser hombre, borrar de un plumazo los titubeos roídos del pasado, y llenarte de sonrisas la palma de las manos, decirte que te dejaras querer, esperando a que brotara el delirio entre los dedos.

Puede que no supiera darte lo que nunca buscaste. Y el amor quedó moribundo en la cara inferior de la moneda que lanzamos al aire.

(Texto de Suso, imagen de google)

11 comentarios:

  1. "Puede que no supiera darte lo que nunca buscaste".
    Esa frase es genial!

    Como tu dices.... "a veces andamos tan despistados...."

    Un abrazo Suso!

    ResponderEliminar
  2. Pero supiste regalarle unas maravillosas palabras recuerdo de aquella tarde. Te pongo en "tienen un don", porque tú lo tienes para escribir.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. El amor llega, pega fuerte, nos hipnotiza durante una temporada y después nos obliga a enfrentarnos con la pura realidad: nada es eterno. Pensamos que ya no es necesario esforzarse, y esto es un grave error. Hay que conquistar cada día porque los peores enemigos de una relación son la rutina y el aburrimiento.

    A veces amor, se escribe con llanto, pero... NO...el amor no tiene relación directa con el sufrimiento, yo creo que el sufrimiento va matando al amor, no lo ha de potencializar.

    Aunque cuajada de tristeza, es una preciosa prosa, como no podía ser menos escrita por ti.

    Besos con mi cariño.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah, leerte de nuevo..! Sentirte latir; sentirte llegar en todo el esplendor de tu lírica hombría; saber que te entregas y tener la certeza de que te gusta ser recibido... Todo un lujo, que de golpe, se justifica. Abrazo, poeta.

    ResponderEliminar
  5. Y se desplomó toda una vida en una tarde de domingo,...
    Triste tu texto con la melancolía de un adiós sin desear despedirse de esa historia de amor.
    pero como siempre aun con la tristeza es un placer la lectura de tus textos.
    saludos querido amigo te dejo mi cariño.

    ResponderEliminar
  6. Flus, tío, tremendo pedazo de texto, cortito como me gustan a mí de los que se escriben muchos, pero realmente bueno como se escriben pocos. Simplemente genial amigo.

    ¿Qué tal las vacaciones? Ya me cuentas e-mail cuando saques un rato y te cuento yo también...

    ResponderEliminar
  7. Creo que eso de dar lo que uno nunca busco es bueno porque te llena de sorpresas..

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Suso, no dejes que un mal momento desplome tu vida, tómalo como un sueño furtivo, de esos que no se concretan y quedan el espiral de los recuerdos.

    Quien no te aprecia, no te quiere, no sufras nunca por quien no te merece.

    Un beso,
    Diana

    ResponderEliminar
  9. Chiquillo, mira que es difícil, pero te superas con cada texto. Tiene ese punto nostálgico pero sin caer en la tristeza, que me encanta y que tan bien manejas.

    Un beso fuerte!

    ResponderEliminar
  10. Un gusatazo pasar siempre por tus letras meniño.
    Bicos grandes

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...