"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

domingo, 31 de julio de 2011

De príncipes y princesas

Puede que te mientas y esta noche duermas con él, bajo el hechizo de una ciudad bella y lejana.
Pero puede también, que en apenas un parpadeo del estambre de tus pestañas, el recuerdo de aquella madrugada, te corte como un cristal y el tacto de tu piel palpite, cuando te veas sentada en mis rodillas, con el corazón anudado en el estómago, hecha una madeja entre mis brazos, mientras yo cuento tus lunares uno a uno, en los rincones tibios de tu espalda, y te beso esa pequeña cicatriz que embellece tu muslo.

Por aquí, agosto quema, y encabritado me muerde los hombros y los despelleja, en este maldito callejón sin salida. Los tejados crujen heridos, golpeados por los latigazos de este sol. Y sigo echándote de menos, consciente de lo mucho que duele perder lo que nunca perteneció.

Porque se, plenamente, que ya nadie podrá entenderte como yo, por fuera y por dentro, ni hacerte sentir el rumor de música en el estómago o ese cosquilleo que te eriza los pelos de la nuca. El caprichoso destino nos atrajo como planetas que se orbitan.
Y en las arenas de este desierto de anémonas y lunas, repaso, absorto, cada una de las miradas con las que nos comimos en silencio, detrás de un millón de notas amarillas en las que intercambiamos anhelos y locuras, escritos a lápiz, mientras te observo despistada y me suicido en el eclipse de tus ojos negros.

Y hago balance de todo lo que aún no te di. Rebosarte el cabello de pompas de jabón, dormir la siesta al compás del ventilador, llenarte las sábanas de confetis y guirnaldas, pisar charcos, reírnos tumbados en los vértices del suelo, tararear juntos aquella canción cómplice del primer saborear de nuestro paladar, o compartir una maleta rumbo a Nunca Jamás...

Quizás debería marcharme, olvidarme de este cuento sin príncipes ni princesas, sin moralejas y finales felices. Pero aquí sigo, esperándote en este maldito portal, convencido que encontrarás el camino de regreso, para pedirme que trepe por tu trenza y amarre el horizonte en tu ventana.
Porque te conozco de toda una vida que nunca vivimos, y te espero en la vida
que está por vivir, arrastrando una cadena de sueños que compartir contigo...

(texto de Suso, imagen de google)

14 comentarios:

  1. esperando, esperando, se te puede pasar la vida, cerrarse a una vuelta que tal vez nunca llegue, es un error. Hay que vivir y lo que tenga que ser, será. El relato es precioso, tierno,nostálgico, lleno de amor y esperanza.

    besitos.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, me mataste niño... qué bueno, eres la leche escribiendo, puffff!!. Que esa espera sea corta y que los sueños que tienes, se cumplan. Un besazo Suso.

    ResponderEliminar
  3. Precioso! Se me erizó la piel con cada vocal aferrada a su propia historia, gracias por permitirme viajar en este cuento donde la soledad trepa soles y arrima el ocaso a mis pestañas.
    Besos y abrazos guerrilleros,
    Chiqui.-

    ResponderEliminar
  4. La conocida "nostalgia de lo que nunca jamás sucedió"...
    Hermoso escrito, lleno de pureza y un esteticismo digno de admirar.

    Un abrazo,

    Ana.

    ResponderEliminar
  5. "Y sigo echándote de menos, consciente de lo mucho que duele perder lo que nunca perteneció."
    que verdad mas grande !!!
    Precioso texto Suso.
    Unbesazo

    ResponderEliminar
  6. Sabes manejar como nadie los silencios melancólicos de la memoria.
    Agosto quema, y pasa, y con él el regreso a ese portal de la persona con quien convertir los deseos por realizar en deseos realizados, y seguir dibujando esos sueños frente al ventilador.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  7. Porque te conozco de toda una vida que nunca vivimos, y te espero en la vida....
    yo agregaría... o quizá en la muerte,ya se pueda terminar de realizar ese amor y acabar esa espera en el portal.

    Suso amigo que bello es leerte como viajo en tus letras, sentada sobre el columpio de la melancolía.

    abracito amigo cuidate un lujo visitarte

    .

    ResponderEliminar
  8. "Treparás por su trenza y amarrarás el horizonte en su ventana". Si no fuera sí es que ella no tiene alma o está ciega.
    Suso, la inspiración te ha rebosado en este escrito, tan bello, tan entrañable...
    Me encantó.
    Miles de besos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  9. Tu escrito es tierno…dulce…eres muy bueno.
    Pero esperando su vuelta, en el maldito portal, se nos puede ir la vida, o podemos perder a la persona que hoy es nuestra más grande ilusión.
    Si de verdad piensas que deberías marcharte… si tienes dudas, no la quieres realmente, si no, no dudarías, la seguirías, arrastrando esa cadena de sueños que ha de compartir contigo, incluida esa maleta con rumbo a Nunca Jamás.
    Seguro que el tacto de esas rodillas ya le han hecho olvidar el hechizo de esa exótica y lejana ciudad.
    Si piensas en ella en este encabritado agosto, échate a la piscina,refresca tu mente, pero si eso te produce pánico, házselo saber.
    Las dudas siempre han existido y seguirán existiendo, el problema es que muchas veces nos cuesta confiar, porque no podemos creer que algo tan bueno nos pueda suceder.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Vaya, me dejaste sin palabras! Entre lo escrito y la canción que suena, me quedo mareada de tanto glamour. ¡Excelente!
    Un abrazo desde Ciudad de Buenos Aires

    ResponderEliminar
  11. Que bueno.

    Como va ese verano?

    ya te vi en Fb, me alegro que estes por aquí, un beso grande grande!

    ResponderEliminar
  12. Acabo de llegar y me encuentro con esto que para mí es de lo mejor que te he leído, que ha sido mucho. Ese sol justiciero, creo que tiene tu inspiración en plena ebullición.

    Un fuerte abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  13. En este momento de mi vida sé bien de lo que hablas....


    Besos

    ResponderEliminar
  14. Que lindo texto, que os sonhos se concretizem e a espera seja curta e que a história passe a falar de um principe e de uma princesa, com um final feliz.

    Um abraço
    oa.s

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...