"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

sábado, 23 de julio de 2011

Ahora que te vas

Ahora que te vas, tendré que soñarte. Saborearte el paladar que una vez, apenas rocé. Imaginarme el tacto de tu piel y vestirlo de constelaciones de lunares sobre los hombros. Colarme como céfiro inquieto bajo el vestido de verano que tantas veces anhelé quitarte. Pasear tu cuerpo con las pupilas absortas del viajero, que descubre cada poro de tu cuello, como un paraíso perdido, que lo muerde con furia hasta hacerte temblar y sentir el palpitar de tu corazón en la misma yema de los dedos, mientras me dices: acércate, acércate.

Porque te quiero absurdamente, como el grito de un loco en aire desvelado, en manos, pestañas, lenguas, en los campos que rodean el pueblo, perlados de escarcha invernal, en las aguas de cántaros de barro, en el trallazo del trueno que estalla en música, golpeando la noche serena.

Y así, en apenas un parpadeo, te voy esculpiendo, a dentelladas, con ansias de ti.
Deseando crear bajo nuestros pasos, una vereda de verdes orillas, para que tu sombra y la mía escapen y terminen abdicando al deseo, sobre la fina arena de una playa, bajo los celos de una luna medio mordida que acuna nuestros abrazos. Porque hoy es siempre todavía, y el eco de tu risa me caló hasta los huesos.

Así te vas, y yo con el miedo instalado en mis intestinos, esperando con la luz encendida por si decides volver por sorpresa, dispuesta a colorear nuestro mundo de ocres y promesas que se abran como girasoles en la mañana.

Ahora que te vas, tendré que soñarte. Y estoy insomne, para no dormir, y así nunca dejar de hacerlo.

(Texto Suso, imagen google retocada por Suso)

19 comentarios:

  1. escribo sobre ti, como infalible forma de que me pertenezcas, al menos así en el recuerdo la tienes a ratos.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¿Por qué la dejas ir?
    Cuando los sueños son tan grandes, seguro que no se irá sin decir adiós,
    porque así como ella llegó a tu vida tú llegarías a la de ella…
    el recuerdo de las tardes abrazados, las mañanas riendo a carcajadas,
    los abrazos dados sin razón, cuando sin decir nada…se dice tanto.
    Nunca creo que se iría así, sin decir adiós, porque encontraría
    el retorno, en cualquiera de sus sueños, y no dudes que regresará,
    lo contario sería cobardía…
    Si la sueñas acércate, cuélate como céfiro inquieto bajo el vestido de verano que tantas veces anhelaste quitarle, hazla temblar y sentir el palpitar de tu corazón, como el grito de ese loco en aire desvelado.

    ¡No son cursilerías!!!

    El mejor de tus poemas…en prosa.

    Besos llenos de cariño.

    ResponderEliminar
  3. No sonho tudo se poder reviver e inventar. Lindo texto e belíssima musica.

    Um abraço
    oa.s

    ResponderEliminar
  4. Y así, en apenas un parpadeo, te voy esculpiendo, a dentelladas, con ansias de ti.

    Intenso sentimiento dejas caer en cada palabra escrita, permitiendo navegar nuestra imaginación por ese sendero de nostalgia que tu pluma va indicando.
    bello leerte y deja mi huella acompañando tu texto.
    un abrazo enorme con mucho cariño para ti mi querido amigo.

    ResponderEliminar
  5. Que bueno maestro, se aprende leyéndote.

    Poesía.

    SALUD!

    ResponderEliminar
  6. Ahora que te vas, tal como lo escribes, parece que siempre estará...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. Nostalgia anticipada que rebosa y nos hiere.
    Abrazos, Suso.

    ResponderEliminar
  8. no sabemos lo absurdos k somos hasta k te dejas llevar por tu sentir. Extraordinario texto suso. Me hiciste suspirar. Un besazo.

    ResponderEliminar
  9. me gusta el texto completo, pero particularmente esto:

    "Pasear tu cuerpo con las pupilas absortas del viajero,"

    aayyyyyyyyy es que aluciné con eso, se me hizo un hueco demasiado grande...

    besotes!

    ResponderEliminar
  10. Ahora que te vas... meniño, un gustazo leerte...
    Biquiños grandes.

    ResponderEliminar
  11. Malditas distancias que separan cuerpos y caminos;
    benditas distancias que acercan almas y destinos.
    Siempre quedan los sueños que calmen el dolor y sosieguen el deseo.

    Un texto precioso, Suso!

    Un besote!

    ResponderEliminar
  12. Tendré que dormir para poder estar contigo.
    Es un texto precioso, con su "hoy es siempre todavía". Todavía la muerte se puede morir de celos.. Sin embargo, siempre debemos tener presente que cuando ua persona dice que se va, hace tiempo que se ha ido.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Joder macho... Este es marca de la casa compadre... Te quiero absurdamente dice... Eres grande Suso, lo sabes cabroncete, lo sabes. A ver si sacamos ese huequito tío, que ya hay ganas. Un abrazo fuerte Flu.

    ResponderEliminar
  14. Cuando las despedidas son inevitables, nos queda el sabor agridulce del recuerdo, y nos aferramos a los sueños para ahuyentar la realidad, y es así que nos volvemos locos soñadores o poetas.

    Nunca dejes de soñar... saludos poeta!

    Diana

    ResponderEliminar
  15. lo leo, y lo leo y lo etc.

    he nublado un cielo abierto, si te vas déjame atado.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Suso, encantada de volver a leer estas prosas densas, cuajadas de belleza y sentimiento. Tienes un estilo muy personal y sumamente atractivo, mi niño, y no creo que la musa de tus sueños pueda irse si lee alguno de estos poemas en prosa que le dedicas.

    Feliz finde, todo un placer reencontrarte, y perdona mis ausencias, ahora dispongo de menos tiempo y me cuesta visitar a todos mis amigos con regularidad.

    Un beso como esos rubios girasoles de matutina apertura que nos hacen soñar, despiertos, con paraísos perdidos y horizontes dormidos...

    ResponderEliminar
  17. Hermoso Suso, tiene una magnífica música...

    Beso

    ResponderEliminar
  18. Bellísimo texto...me hiciste suspirar y volver a mis recuerdos.
    Desde ya te sigo...

    saludos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...