"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

viernes, 8 de abril de 2011

Girando en un lienzo carcomido

Siempre escribo solo, tal vez por manía, que sólo yo me entiendo, o simplemente no se había dado la ocasión. Mi amiga Noe Palma, del blog La oscuridad se puso a brillar me propuso escribir algo juntos. Así que envíe un puñado de frases hacia Argentina, ella las devolvío... y en algún punto del océano se mezclaron las letras y el texto quedó así, espontáneo:
 

Se enamoró de una sombra, en aquel oleaje colorido de paraguas, que flotaban como corchos, calle abajo. Desde entonces, busca la sonrisa que claudicó herida entre sus escombros, persiguiendo un reflejo, una estela de agua, unas manos fugaces de humo que hacen crujir sus intestinos cuando la recuerda, en las noches de desvelos, con la luna mordida sobre la fina línea de los tejados...

Hay un eco matemático incubando la suma de uno menos uno, sombra menos sombra, ardida mutilación de un latido poco probable y mediocre. Sí, la luna en el tejado. Sí, había música esa noche, pero apagó el sonido de abrir y cerrar la ventana. Llovía. El olor a verde mojado contra el silencio se acercaba. Encendió el decimonoveno cigarrillo y se dijo a sí mismo: ¡ya no más!. Y sopló hacia dentro del rostro lo que no escribía.

Pero puede que todo cambie, que el rumor de sus nalgas y caderas le impregne tierra adentro, que cierre sus fronteras con el palpitar de lenguas encajadas lamiendo sus heridas. Al fin y al cabo somos habitantes destinados a encontrarnos.
Cada tanto, solía abandonar la idea de soledad inacabada. Cuando se acostó a escuchar el viento, vio el cielo raso a modo de dibujos uniformes, lo sintió girar como un lienzo carcomido por el agua. Rió apenas, dejó la foto en sepia bajo la almohada.

Repasó las viejas estancias vacías, las cartas hacinadas sobre la cama y emprendió un camino de barros y arcillas, con la esperanza de naufragar en su estanque de nenúfares,  para dormir compartiendo su hamaca colgada en el horizonte plomizo.

(texto de Suso y Noe Palma, imagen de google retocada)

7 comentarios:

  1. Linda composición...los felicito..

    Te desei un bello fin de semana, un abrazo grande

    ResponderEliminar
  2. Querido, estoy feliz de hacer esto juntos. Gracias, por ayudarme a intentar narrar... tenemos una poesía pendiente!!

    te abrazo muy fuerte...

    ResponderEliminar
  3. Texto hermosísimo y que une en la distancia. Gran idea.

    Un abrazo para ambos.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta mucho tu forma de escribir, directa, sin aburridas expresiones y que es capaz de llegar.

    Felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Lo hermoso de unas palabras como estas, es que nos permite hacerlas nuestras con eso que llamamos sentimientos. En no demasiadas líneas habeis condesado mil cosas.

    Os felicito por vuestro bien hacer.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Cuando tengo tiempo para escribir, siempre lo hago sola, parece que así, sentimientos y palabras caminan frente a mí sin titubeos, confiadas.
    Pero esta composición compartida ha tenido un resultado estupendo.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Noe& Suso dos plumas que unen esencia y sentimientos de norte a sur ha sido un placer la lectura les dejo mis respetos y mi admiración de ver como han podido lograr esa esencia de ambos en un solo texto.
    Querido amigo,no habia pasado a visitarte porque tengo un problema en mni brazo izquierdo, y tenia que estar en reposo.. lo tengo que tener en reposo aún unos días mas, pero me porte desobediente y pase por mi blog y el de algunos amigos/as mas.
    te dejo un gran abrazo con mucho cariño.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...