"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

viernes, 14 de enero de 2011

Lluvia de alfileres

Saltamos tan alto, que creímos tocar la barriga de las nubes, con la punta de los dedos. Fue un verano fugaz, de esos que estallan en mitad del remolino de un calendario vacío de planes, lejos del asfalto podrido de las grandes ciudades oxidadas. Los pasos nos escupieron al pueblo perdido, entre pastizales cosidos con hilo de oro y siluetas de encinas que salpican los campos como un cielo poblado, hasta donde se pierde la vista.
Fue ese año en que tu nombre se repetía en todos los altavoces con la canción del verano, y los latigazos del sol sofocante, se mezclaban con los trallazos de tormentas veraniegas.

Así nos conocimos. Tú, bailabas bajo una lluvia de alfileres que calaba los huesos, con el balcón abierto a tus pupilas, prendido de las pestañas. Yo, perdía el tiempo lanzando piedras a los relojes de arena, en un atardecer inclinado y tarareando a Sabina.
Así nos besamos, con furia, y consumimos los días en el batir de alas de manos mudas, palpitantes, que se arañan bajo la ropa y el encajar de lenguas que se enlazan imantadas.

Y así, también, nos olvidamos. Como debía ser. Nada más volver a la rutina de nuestras vidas astilladas en edificios muertos, entre semáforos ardiendo y horarios colgados de los intestinos, esquivando luces de faros y escaparates vomitando precios rojos. Así, sin más, nos arrastramos de nuevo a las bocas de metro y las tripas de la urbe, enterrando las promesas, en carne viva, que se convirtieron en jirones de polvo y humo.

Porque los amores de verano deben morir, para vivir eternamente.

(texto de Suso, imgen de google retocada por Suso)

23 comentarios:

  1. Una entrada dolida llena de nostalgia, una entrada de una belleza absoluta, no sabes como te entiendo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Con qué maestría has relatado el amor de verano y a la vez la paz que se encuentra lejos de la gran urbe. Esa de la que muchos quisiéramos huir más a menudo.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  3. me encanta, un besin muy grande de esta asturiana.

    ResponderEliminar
  4. Qué auténtica preciosidad amigo, te lo digo en serio. Acabo de verlo todo, como en una fotografía, más bien una película. Tu capacidad descriptiva arrolla amigo... Me quedo con la furia. Un abrazo Flu.

    ResponderEliminar
  5. vos siempre haciendome sentir...

    y para que vivas eternamente en mí no deberías nunca dejar de escribir...

    besotes

    ResponderEliminar
  6. Es increible,me encantó.
    Desde elmomentoque entre alblog y leí en la cabecera "produce una inmenza tristeza pensar que la naturaleza habla mientras elgenero humano no escucha" es una de mis frases preferidas, ya que me importa demasiado el planeta.

    Un gusto leeerte,te sigo! te espero por el mio

    ResponderEliminar
  7. Porque los amores de verano deben morir, para vivir eternamente.
    Qué gran verdad.
    Excelente.

    ResponderEliminar
  8. Los amores de verano, no me agradaron ni en la adolescencia.Saben a todo, cuando en verdad no son nada.
    En realidad no creo ni que pueda llevar el nombre de "amor"; yo le pondría: ILUSION de verano muerta con la vuelta a la realidad ;)
    Besitosssss Suso.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por esta pequeña lluvia de comentarios, por vuestro tiempo y palabras...
    Besos y abrazos

    ResponderEliminar
  10. La última frase lo dice todo...

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Amigo Suso que triste amor de verano siempre he oido de esos amores tan efimeros,talves sean amores relampagos y antes de nacer ya tienen fin
    Un gran abrazo amigo que tengas un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. No ha muerto tu romance de verano, Suso hermoso. Vive en ti y en tu memoria. En esta prosa maravillosa y ardiente que seduce, derrite y transforma. Eres brujo, Jesús. Contra tu palabra, no hay recurso posible. Un fuerte abrazo y feliz finde.

    ResponderEliminar
  13. Es que el insaciable verano, creo que a todos nos trae inspiración, con las vacaciones, la paz de vernos fuera del asfalto de esos semáforos ardiendo…
    El mar, la montaña,la naturaleza, nos invita
    mas que a soñar a vivir los sueños, ahí la facilidad para los ligues que en ocasiones sentimos incluso necesarios en verano. Pero el caso es que yo por primera vez y en verano me he enamorado y aunque haya terminado, te aseguro que ha durado más de un verano.

    Me encanta la facilidad y esa sencillez tuya para transmitirnos tus pensamientos (y que yo envidio)
    porque haces que los vivamos junto a ti, cogidos de la mano. ¿Sonaron vuestros besos? Yo creo haberlos escuchado.

    Besitos mi niño.

    ResponderEliminar
  14. Amor de verano. Cala y araña como "lluvia de alfileres"
    Y al mismo tiempo es tan intenso que merece la pena vivirlo y soportar los picotazos de las gotas de lluvia fresca en el calor del verano, aunque luego duela.
    Y quién sabe, a veces el tiempo se encapricha y la vida los vuelve a unir...
    Nos metes en la historia, nos sacas de la ciudad, nos llevas al contraste de los campos, de los pueblos...

    Un placer leerte Suso.

    ResponderEliminar
  15. Morir para vivir eternamente... curiosa manera de decir que algo fugaz se recordará siempre... me gusta, como también me gustan tus lenguas imantadas, la lluvia de alfileres y las antiguas promesas que nunca podrán olvidarse... las que se olvidan se pierden, las que se recuerdan, quién sabe.

    Besos Suso.

    ResponderEliminar
  16. A veces, necesitamos de un ungüento mágico que calme las heridas causadas por el palpitar del día a día. Es entonces cuando recurrimos a tiempos y épocas en las que los dedos de la felicidad nos rozaron y nos hicieron dichosos. Y, como no, la naturaleza es sabia y guardamos pequeños retales de aquella dicha con los que coser los agujeros de esta monotonía.

    Precioso canto a la eternidad de los momentos inolvidables.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Quizás, la pasión e intensidad de los amores de verano resida en el conocimiento de su fugacidad.
    ¿Y qué ocurre cuando ese apasionado amor no tiene fecha de caducidad? Pues que el estío se convierte en la única estación del año...

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  18. Si quieres que conservemos una dulce memoria de este amor,amémonos hoy mucho y mañana, digámonos adiós...

    ...eterno.

    Abrazo!!

    ResponderEliminar
  19. Imagino que si has vivido esta historia en tu propia piel todavía te quedarás con la mirada perdida cuando suene esa canción de la que hablas...
    Muy bonito, casi seguro que a todos nos has hecho recordar alguna de esas historias de verano, que como bien dices, están destinadas a nada.
    Un súper abrazo

    ResponderEliminar
  20. Ay esos amores de verano, Suso querido, que se esfuman de la realidad para habitar siempre en la memoria...

    Y me inclino ante tu talento de poeta, pues manejas las metáforas como pocos, son de una belleza y una originalidad estremecedoras.

    Un beso grande, mi niño y disfruta mucho de lo que resta del fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Lluvia de alfileres...

    No sé, me parece haber oído alguna vez que hay recuerdos que se prenden con alfileres.

    También cuando teníamos exámenes y decíamos aquello de "los llevo con alfileres". COMO SI SE NOS FUERA A PERDER....

    No, esa lluvia de alfileres no se perdió, está aquí entre tus palabras. Algún día te cuento que yo también tuve un verano así, lleno de tormentas y lluvias, casí como la tuya.

    Vamos, resumiendo, que me ha encantado niñooooooo. El Placer es mío, sin duda.

    Un besazoooooooooooooooooooooo

    ResponderEliminar
  22. Como deja huella en la memoria de la piel y en el cd de la mente recordando el amor de verano, en cada tema escuchado en cada gota de luuvia que ha mojado tu piel y la de ella.
    hermoso leerte amigo mio, le pones ese toque de sentimiento a cada texto escrito.
    un lujo y placer visitarte.
    un beso y abrazo con cariño a ti

    ResponderEliminar
  23. casi que a veces me convenzo de que todos los amores son así...

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...