"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

jueves, 27 de enero de 2011

Caminos olvidados

Vivía en el cálido abrigo del espejismo del tiempo, en el vértice marinero de las orillas desiertas. Contemplaba acodado en la ventana, la infinita llanura que se extendía ante el océano de sus pupilas. El mundo giraba lejos, estaba a salvo del rumor de los intestinos del hambre y el eco de las inmundicias humanas. No necesitaba nada más.
Quiso saborear la tierra y acariciar sus manos abiertas.

Pero fue una tarde plomiza, con nubes bajas rasgando sus tripas sobre las ramas de los árboles, el día que ella apareció. Y sin querer, agitó el mapa de puntos cardinales, y el sur se hizo norte y el norte se hizo sur. Se vio atrapado en la voz limpia de un rostro lejano. Y soñó espalda, nalgas, curvas de cuello impregnando su lengua de piel en brasas. La arena de los relojes se hizo barro, la luna torció la esquina del viento y perdió el rumbo.

Le mordió el amor traicionero. Y ahí le tienes ahora, desvelado entre las dunas de la cama, con la calma estallando bajo los pies, intentando encontrar la vereda que lleva a su puerta para robarle el aire del abanico de sus pestañas. Amontona las ganas, las ansias de pintar en su mente el color real de sus ojos, de saber como vibra su nombre pronunciado en su boca.

Ni escondido en el rincón más lejano de este jodido planeta, se puede esquivar el sentimiento que impulsa al hombre. Por eso puede que esta noche, llene su maleta de escombros, cierre con llave y busque su estela de huellas en aquellos caminos olvidados.

(texto de Suso, imagen de google retocada)

14 comentarios:

  1. Interesante relato, preciosa prosapoética.Me alegro haber llegado el primero gustar de estas letras. Enhorabuena amigo.
    Está pendiente ese café...
    Un abrazo.
    Tino

    ResponderEliminar
  2. Muy buen texto, Suso, ¿quién no cambiaría la paz monótona de la insensibilidad por los tormentos del amor? Excelentemente descrito.
    Te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  3. sin dudas tu prosa poética estalla...

    es genial Suso, realmente!!

    besos inmortales!

    ResponderEliminar
  4. Nunca pasaremos dos veces por el mismo camino, Suso, aunque es cierto que debemos recordar los caminos, en la medida de lo posible.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y por que esconderse de esos sentimientos…?
    Mejor dejar que te atrapen y abrazarse a ellos con fuerza, pues aun a pesar que a veces nos propinan punzadas en nuestro corazón, son los que nos recuerdan que sentimos y estamos vivos…

    Magnífica entrada Suso…un placer como siempre visitarte ;-)

    Muackkss!!

    ResponderEliminar
  6. Buscar huellas en caminos olvidados suele traer sorpresas...se pueden encontrar cadáveres...

    Por eso me gusta lo que haces tú, Suso, soñar sobre la almohada...

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Allá, bajo unas peñas escondidas, ahora está eslla sentada,
    entristecida, sola...
    y fué en una tarde plomiza... ¿o relucia el sol? donde mordió el amor.
    No pudo esquivar el sentimiento que le impulsó,
    y va po ella, por las costas hundidas, por las ruidosas olas...
    y el sur se hizo norte y el norte se hizo sur.


    Inteligente, elegante como siempre, (ufffff peloteo) real o irreal, me ha llegado.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Asi de suave como viajan la nubes...entro por la ventana de tus ojos, te amo le amaste te dejo la huella con la humedad de las nubes.
    y así de suave dsifruto la lectura de tus maravillosos textos, me encanta leerte.
    besos querido amigo.

    ResponderEliminar
  9. Como bien dices, ninguno escapamos de este sentimiento que, tarde o temprano, te araña con sus garras. Mejor cuanto más desprevenido te encuentra.
    Quizá haya caminos que se borren a nuestro paso; otros dejarán imborrables marcas...

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. Me voy junto a él, Suso. Sin maleta y sin nada. Me parece que vale la pena. Un gran abrazo y besos.

    ResponderEliminar
  11. Vaya... Menudo final amigo, me ha flipado ¿Sabes? Cada vez que te leo tengo un azote de amnesia, porque juro que son mías tus palabras y tuyas cada una de las mías... Es curioso que hasta la música me suena de algo!! Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  12. Todo en la vida tiene un precio que tenemos que pagar. También en el amor a veces hay que pagar con el dolor de corazón, sobre todo cuando actuamos por impulsos, sin analizar, sin pensar... Conocer el amor, ese que no requiere de raciocinio, bien merece la pena sufrir un poquito a cambio de conocerlo. ¿O nó?

    Precioso estilo y prosa-poética Suso. Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  13. Tienes el don de la palabra, Suso, pues tu prosa es tan y tan rica que pocos pueden igualarla ni de lejos. Es pura poesía brotando de un corazón sensible que hace de la metáfora su mejor argumento.

    Un beso grande y disfruta de lo que resta del finde, querido amigo.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta como escribes, es tan hermosa tu manera de expresarte que aunque uno lea sin siquiera atender lo que expresas disfruta viendo las imagenes que creas con cada oración.

    De verdad un auténtico placer leerte.

    Saludos Suso.

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...