"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Memento vivere

Esta es una vieja entrada que escribí en el blog antiguo, simplemente quería recuperarla para que no se olviden de las pequeñas cosas, y este próximo año, SE ACUERDEN DE VIVIR.
FELIZ AÑO NUEVO!!!


Acuérdate:

de recolectar sonrisas, de dibujar círculos al pisar
los charcos, de soplar un diente de león, de oler la tierra mojada, de limpiar el alma bajo la lluvia de tormentas de verano, de claudicar en una habitación de hotel, de hacer maletas para descubrir nuevos puntos cardinales, de coleccionar marca-páginas, de compartir helado, de derretirte los párpados viendo caer los tentáculos del sol detrás del horizonte. Soplar velas y navegar sin motores, de ser los dueños del cielo, de ir al cine a una de esas películas de autor y sala vacía, de recoger caracolas de la arena, de escuchar tu canción favorita al compás del ventilador, de ver caer estrellas en noches inclinadas de agosto, de llenar cajas de recuerdos, de caminar descalzo, de encadenar palabras, de besar todos los días, de leer cartas entre líneas, de vibrar cuerdas de guitarra, de coser retales, de condimentar la comida, de vivir cada instante...

Olvídate:

de deshidratarte en lágrimas vivas en una despedida, del sexo vacío, de la soledad en compañía, de la lucha a tumba abierta con los malditos lunes rutinarios, de las alarmas, de lo semáforos en rojo, de los horarios, de los abismos, de las macetas mustias, de las tormentas eléctricas, de los pasos perdidos, los libros en blanco. De los errores cometidos que permiten que en estos tiempos, todavía, se dejen la vida cientos de personas, en el fondo del mar al cruzar el estrecho, de las costas agonizando por la marea negra, del humo de las chimeneas, de las ansias por amar en la lejanía, de los labios rotos a golpes, de las cicatrices, de los exámenes teóricos, de la velocidad sin control, de plazas de aparcamientos ocupadas, de ojales sin botones, del vértigo, de la ira...


Acuérdate, que somos habitantes que nos cruzamos
y que seguimos vivos.
Que reinventamos el mundo,
que silenciamos sus gritos y gemidos.
Que más allá de estos muros, existen paraísos.
Que no estamos tan solos, que los sueños
son compartidos, y tanto, tanto, por hacer contigo...

(Texto de Suso, imagen tomada de google)

domingo, 26 de diciembre de 2010

Aire sureño


  
Aire sureño,
hinchan mis pulmones
las bocanadas de tus sueños.
Aire sureño,
aprendí a malvivir sin besos
buscando tus raíces en el paladar.
Aire sureño,
se evaporan por las costuras
los desvelos y las dudas.
Aire sureño,
fanal encendido, pestañas al vuelo,
ocaso de agua en el que fondear.

 Aire sureño,
que fácil es sentirse vivo
ahora que tú estás.
  
                                                                                  (fotografía y texto de Suso)

sábado, 18 de diciembre de 2010

La vida nos pinte con tiza...

Yo no quiero llorar alondras sin alas, ni pasar las noches negras, de boca de lobo, afilando lunas. No quiero arañar espejos buscando reflejos del pasado, ni varar en la orilla a bocanadas sin aire.
Quiero creer que los días venideros son agujas de sol inyectándose en las venas, que prenderé la vela en la ventana para que vengas a verme, que mis manos curanderas sanarán las heridas de tu corteza, que la marea de los días traerá enredada, en su espuma, una puerta abierta a la esperanza. 
Quizás este nuevo año sea así, puede que cambien las cosas y la vida nos pinte con tiza, una sonrisa, al torcer cualquier esquina...

(Texto Suso, imagen de internet retocada por Suso)

Por el desfiladero

Todos me siguen ciegos, como perros de presa, con los ojos inyectados en sangre, con el valor colgado de un hilo del intestino, con las botas hundidas en el barro, por el desfiladero, con los fusiles cargados. Bajamos desde los montes...
avanzamos hacia la columna de soldados que invaden nuestro pueblo, que silban tranquilos bajo su uniforme, en formación, por la cañada. 
No se lo esperan.
Vamos a matar jóvenes soldados, mientras sus madres, lejos, tienden la ropa con la incertidumbre prendida en las pestañas y el corazón encogido, a la espera de una carta que les notifique que nunca volverán. 
Yo tampoco volveré. Terminaré con una bala perforando mis sesos, en esta guerra absurda que parte un país en dos...

(Imagen de la guerra civil española tomada de internet, texto por Suso)

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Tan diferentes...


Eres un cráter profundo y colorido donde me asomo curioso, como a un avispero, a hilarme en tus peligros. Y aunque no compartimos ideas, ni miramos el rostro de la vida con las mismas retinas, nos entendemos, trenzados en noches de piel y agua, entre las estelas de las sábanas y las batallas de cuerpos. Así que no me esfuerzo en buscar bajo las piedras y las madreselvas las teorías de la vida, ni hago caso a Bucay o a Coelho. Simplemente floto en la ingravidez del presente, inyectados en nuestra utopía, en el propio mundo que nos creamos cuando cerramos la puerta del hogar, lejos de los cañonazos de ciudades sitiadas y cerca de islas desiertas y tesoros enterrados en las nalgas de nácar.
Y así concibo la vida, contigo, mi polo opuesto, mi arena en los bolsillos, mi jirón de nube, mi tentáculo de sol, mi pared pintada con el carmín de labios. No podría ser de otro modo. Si fueses como yo, los zarpazos del tiempo nos hubiesen astillado los huesos hace mucho tiempo. Nuestras diferencias nos mantienen en un equilibrio perfecto en las agujas de los relojes, en el batir de los años compartidos y venideros.

(texto Suso, imagen de google retocada pos Suso)

lunes, 6 de diciembre de 2010

Estos días inciertos

Mientras el frío y la escarcha congelan nuestros desvelos, la ciudad sigue girando, tintando de ocres y blancos los peldaños de las escaleras, el quicio de las ventanas, los pasos apresurados. Nos centramos en nuestra rutina cotidiana, absorbidos por el destello de luces navideñas de las grandes superficies. Sin embargo, en este día tan extraño, mordido por el remordimiento, tallando rumor de caracolas y encañonado por el noticiero, de polvo y ceniza me cubro el cuerpo.
Y me creo a salvo del eco de la cola del paro que retumba en silencio cada mañana, del trueno de los morteros y las balas que abocan a la guerra a la península coreana, de la situación del Sáhara, de los despidos multitudinarios de empresas que buscan mano de obra más barata, de los niños con metralleta en África, del filo del estrecho que engulle las pateras, de la dentellada de la crisis del que duerme en una furgoneta, de la caza furtiva, del poder del oro negro, de los indios libres cercados por un gobierno.

Y así voy hilvanando utopías... recordando viejas batallas, el movimiento estudiantil de otros tiempos, la lucha dialéctica y el poder de la palabra, las canciones de al que le arrancaron la lengua, la memoria histórica y todo lo que nos queda por hacer...
pero a veces, me siento tan perdido...

(texto Suso, imagen google retocada por Suso)