"Produce una inmensa tristeza pensar que la naturaleza habla mientras el género humano no escucha"

martes, 23 de noviembre de 2010

Carta a Pedro (habaneando)

Aquí te espera la espuma de mar golpeando contra el viejo muro que bordea la ciudad. El atardecer se vuelve una paleta multicolor y se mezcla el pincel con el aroma de los habanos, humo y besos de nubes a partes iguales. El eco de risas de los desamparados, el ron en las tardes de reuniones de amigos y juegos de cartas, el son caribeño de la música pura de trompetas habaneras.
Aquí te espera la huella de algún paso que dejaste sobre las calles de tu barrio, la pelota, el patinete, el patio de colegio, el poema a medio pintar en una pared de nadie, el deseo de volar en vuelo raso al ocaso, en busca de un futuro mejor.
Aquí te espera la raíz que te crece dentro, la cometa hilada, en manos de un chiquillo, que se encabrita en el viento mañanero, las sandalias, las zonas ocultas a los ojos de los turistas, el sabor de la comida casera: frijoles negros, yuca, chicharrones...
el abrazo... el bienvenido...
Porque esta es tu ciudad, y tu camino de regreso.

(texto de Suso, para Pedro F. y todos los emigrantes cubanos. foto de google)

"Si profunda es la distancia
profunda es la lejanía
en un alma peregrina
no existe ciudadanía
la bandera es un dilema, la patria y la geografía
donde quiera que me encuentre
yo siento que es tierra mía...
tuya y mía"
(texto de canción "En todas partes", Habana blues, en el reproductor) 

13 comentarios:

  1. todos somos un alma peregrina, porque no somos de tierra de nadie solo nuestra alma se siente nostalgica cuando recuerda los lugares de la infancia donde aprendió a crecer. un besin de esta asturiana lejos de su tierrina amada.

    ResponderEliminar
  2. (Aquí te espera la huella de algún paso que dejaste sobre las calles de tu barrio)

    Hay amigo tienes la cualidad de hacer al lector viajar... por esos lugares que nos dibujas en tus palabras,sabes se siente nostalgia caminar sobre la huellas que deja uno atras,y no se diga cuando saboreamos la comida casera y esos frijoles negros... deliciosos, porque tambien aca disfrutamos de los frijoles negros.
    y bueno naci en un puerto hermoso... asi que tambien me mueve el sonido del mar al romper sus olas en el malecón.
    dejo mi calido abrazo junto a mi huella.

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de reencontrarte, de volver a leerte. Espero no perder más tu estela que, ya una vez, se convirtió en cálido refugio donde soñar apasionados paisajes dibujados con letrss llenas de vida...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Suso, hermoso y grande por fuera y por dentro... Estoy llorando, de emoción, de alegría, de agradecimiento... Llevo dos días que casi no me asomo a la red, absorto en los preparativos para el Día de Acción de Gracias, que se celebra aquí en Estados Unidos, y aunque no es fecha de tradición propia como tal, la he hecho mía porque es tradición y motivo de júbilo para mi familia norteamericana (mi compañero, mis suegros, mi cuñada y su pareja; los amigos). He estado también concentrado y disfrutando de un poemario que Amelia Díaz me ha pedido leer, previo a su próxima publicación. O sea, he ignorado en estos dos días las actualizaciones de todos los blogs en mi lista. Gracias por buscarme. Hubiera sido imperdonable para mí perderme de este regalo tan hermoso, tan generoso; tan tú. Desde que te leí por vez primera vivo enamorado de tu palabra y de tus sentimientos; de esa prodigalidad con la que sin avergonzarte, abres tu pecho para mostrar tu esencia e hilvanar razones para seguir admirándote y queriéndote. Eres, con tus detalles y con tu humanismo luminoso (a la par con Alfonso Baro), uno de esos amigos, de esos hombres que sin proponérselo se meten debajo de la piel y se instalan en las venas, circulando allí para siempre, porque son ya parte de mí y de mi fibra y no concibo ya sentir sin uno o sin el otro, porque así me son de necesarios y de gratos, aunque medien distancia y un montón de agua por medio. Agradecido; agradecido y emocionado, mi querido Suso. Eternamente tuyo soy: hermano de sentimientos y de camino. Nos veremos un día en La Habana, ya no me caben dudas. No podría ser de otra manera. Te abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Suso, con la emoción se me olvidó pedirte permiso para tomar esta joya que me dedicas, ponerla en algún fondo lindo y permanentemente tenerla en mi columna lateral del blog, con un enlace directo a tu blog. ¿Me lo permites?

    ResponderEliminar
  6. Hoy nos has hecho viajar a Cuba, bella y sufrida tierra,donde se mezclan los pinceles con el aroma de los habanos el ron...el humo y besos de nubes a partes iguales junto a esta música de Habana Bluess que tan bien lo has hambientado y que algo conozco.
    Gracias cielo por tus palabras que sabes cuanto agradezco.

    Besitos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias a todos por los comentarios, en especial en esta entrada tan sentida para un gran amigo.

    PEDRO, ya me extrañaba y pensaba: nada, que para una vez que le dedico una entrada y no viene a leerla... jeje, me alegro te guste y te llegue en estas fechas especiales en tu país, porque como dice la canción, en cualquier parte donde uno esté es tierra suya, aunque las raices esten en otro lado, yo también se de eso, no cambié de país, pero si de de norte a sur de un plumazo.
    Ah!!, y por supuesto tienes permiso, la entrada es tuya completamente, ni preguntarlo hacía falta, siento no haberte regalado algo de calidad literaria mayor, pero es lo que me salió del corazón esa tarde y así está tal cual.
    Un fuerte abrazo, personas como tú y (estas que nos acompañan en los comentarios) hacen que el mundo bloguero merezca la pena.

    ResponderEliminar
  8. Suso!! me siento conmovida por este texto... pero mas aún por el valor y la importancia a tu amigo!!!

    ResponderEliminar
  9. Bueno, pues me he teletransportado hasta allí, así que creo que es bueno. Mucho, en realidad.

    Estoy un poco mareada, eso sí.

    PD, ¿será por el ron? :P

    Un beso, Suso

    ResponderEliminar
  10. ¿Mayor calidad que la tuya, Suso? Difícil tarea, hermano. Humana y literariamente. Me has regalado tu sentimiento, tu cariño, tu respeto y tu sensibilidad de hombre bueno y recto. ¡Eso vale más que todo en el mundo! Tu amistad y tu cariño no tienen para mí precio posible. Y me encanta también las canciones que acompañan esta entrada. Te quiero mucho y me quedo corto, como decimos en Cuba. Abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Hermano,hermossisimo homenaje a esos enamorados de su patria y sobre todo a Pedro, al que llevamos en el corazon porque se lo merece....nos has transportado a todos a esa Habana tan amada....ojala un dia estemos sentados los tres con guitarra y una bien fria en cualquier plazuela de La HAbana...un abrazo

    ResponderEliminar
  12. "Aquí te espera la huella de algún paso que dejaste sobre las calles de tu barrio". Me quedo con esa frase. Aunque me ha encantado todo el post.

    Una maravilla.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  13. El mundo bloguero tiene estas sorpresas.
    Os mando un abrazo emocionado a los dos

    ResponderEliminar

Gracias por dejar tu huella en este horizonte.
Pasa, pasa... no te quedes inmóvil al borde del camino...